DIARIO VOX POPULI

Política  09 agosto 2011

Primarias obligatorias: se puede cortar boleta y votar en blanco

Las elecciones del domingo son el debut del nuevo sistema electoral argentino.

Y como tal, genera dudas y expectativas.
En el Gobierno están preocupados por el operativo de los comicios, porque además de ser la primera vez que se vota en elecciones primarias, también hubo muchos cambios en los padrones, cuestión que puede afectar la concurrencia a votar de parte de los ciudadanos.
Uno de los cambios es que se eliminaron las mesas divididas por sexo. Ahora están mujeres y hombres mezclados en el mismo padrón, y por eso la mayoría de los votantes cambia la escuela y mesa donde vota. A raíz de ese cambio, se recomienda chequear el padrón electoral con antelación.
En Mendoza se vota sólo para seleccionar los candidatos a diputados nacionales y a presidente y vice. Cada persona debe elegir una sola boleta por categoría y de un solo partido. Es decir, en el sobre debe incluir el candidato a presidente que quiera a votar y también los candidatos a diputados nacionales.
Se puede votar en blanco en cualquiera de las dos categorías y también se puede cortar boleta, es decir, elegir el candidato a presidente de una lista, y los diputados nacionales de otra.
En sí es una elección sencilla. Pero por ahora no se animan a arriesgar cómo saldrá el proceso. La ley prohíbe que se difundan resultados de encuestas a boca de urna antes de las 21. Por eso hasta ese momento sólo se pueden comunicar datos oficiales de las mesas que sean escrutadas. En Mendoza el centro de cómputos oficial funcionará en el edificio del Correo y se instalará una sala de cómputos extra en Casa de Gobierno.
En la elección no habrá “ganadores y perdedores” de manera oficial, porque técnicamente los partidos no compiten entre sí. De hecho, sólo el radicalismo tendrá disputa interna para definir los candidatos oficiales a diputados nacionales. El resto sólo se presenta para refrendar las listas acordadas antes de las primarias.
Pero sí se espera que genere un “estado de situación” sobre las tendencias electorales y afectará “el ánimo” de los partidos.
Los únicos que pueden llegar a ser catalogados como “perdedores” son los partidos chicos, que si no llegan al 1,5% de los votos (unos 400.000) no podrán presentarse en las elecciones del 23 de octubre.
  Twitter   facebook   Google